La educación es fundamental para acabar con el analfabetismo

«La educación es fundamental para acabar con el analfabetismo, pero hay que integrarla en un rompecabezas mucho más grande si queremos erradicar la pobreza».

«Para propiciar el marco sobre el que se fundamentan las sociedades desarrolladas, se requiere una labor sistemática y a largo plazo que implique a las personas, al mundo académico y empresarial y al sector público. Por consiguiente, la lucha contra el analfabetismo de Dispurse se lleva a cabo en simbiosis con otros desarrollos sociales y en distintas redes. De hecho, estamos convencidos de que la gente abandona la pobreza cuando goza de unos niveles razonables de salud, seguridad, confort y calidad de vida, y que la clave para llegar hasta ahí es la alfabetización», declara Håkan Silfverlin, máximo responsable de las actividades de Dispurse en Perú.

Quedamos con Håkan para tomar un café en Gotemburgo, aprovechando una de sus contadas visitas a Suecia. Håkan Silfverlin reside y trabaja desde hace 12 años en América del Sur, concretamente en Perú. Desde 2016 dirige la ambiciosa apuesta de Dispurse en Perú, cuyo objetivo es la erradicación de la pobreza a través de un material de enseñanza innovador (Focus) y de una moderna tecnología. Se trata de una meta difícil de alcanzar, pero Håkan confía en que Dispurse llegue a los 25.000 estudiantes en 2008.

¿Cómo se puede definir la pobreza?

«Es una pregunta muy buena, con múltiples respuestas. En Suecia, por ejemplo, consideramos que las personas que ganan menos del 50% del salario medio viven en la pobreza, mientras que, en Perú, se definen como pobres a aquellos que no tienen comida que llevarse a la boca en el día a día. Se trata de una gran diferencia conceptual. Además, debe tenerse en cuenta que la pobreza no siempre se puede ni debe medirse en dinero. En las zonas remotas de Perú, como ocurre en otros muchos países del mundo, la realidad cotidiana se basa en una economía de trueque de productos y servicios, lo que hace que muchos, aunque tal vez carezcan de dinero, lleven una vida bastante aceptable gracias al intercambio de los frutos de su cosecha o su artesanía por otras mercancías y servicios. Al mismo tiempo, el 50% del sueldo medio de un país rico quizá bastaría para ser considerado como de clase media alta en un país con una cota de progreso inferior».

¿Qué conocimientos necesita un adulto en Perú para dejar atrás la pobreza?

«En realidad nos basamos en la pirámide de necesidades de Maslow. Lo que un adulto precisa es conocimiento que le permita asegurar, para empezar, el acceso a alimentación y vivienda. A tal fin necesita saber cómo cultivar mejor sus campos y cómo vender luego sus productos de la mejor manera posible. En algunas de nuestras áreas de actuación, más del 40% de los niños sufren de desnutrición crónica, a menudo por causa del desconocimiento de los padres en materia de alimentación, no por la indisponibilidad de comida. Por lo tanto, actuamos mediante una alfabetización funcional y, en colaboración con las autoridades agrícolas peruanas, asistimos a nuestros usuarios en la obtención de nuevas cosechas y nuevos métodos de cultivo. Por otra parte, trabajamos con recetas y recomendaciones nutricionales en programas de ámbito nacional. El dinero por sí solo no siempre ayuda a escapar de la pobreza, ni tampoco la alfabetización de una forma aislada. La gente recae en la pobreza si no puede apreciar la utilidad del aprendizaje. Así pues, trabajamos con un enfoque de sistema inspirado en el concepto sueco de SymbioCity (www.symbiocity.se) para contribuir a un funcionamiento más eficaz de la sociedad. Ayudar a las personas a producir, vender y comer mejor es un punto de partida fundamental, pero no basta para romper realmente el círculo de la pobreza. También se requiere el afianzamiento de las instituciones de la sociedad, lo que obviamente supone un enorme y constante desafío en una democracia joven como la peruana».

¿Qué retos vislumbras en lo que respecta a la estructura social?

«Perú es un país con una superficie relativamente grande que se divide administrativamente en la provincia de Lima y en 25 regiones, las cuales, a su vez, contienen 196 provincias con 1.869 distritos. Estos últimos los gobiernan alcaldes. Las 25 regiones presentan diferencias abismales. Perú es un país increíblemente rico donde hallamos el 80% de las biosferas del planeta. Tiene desiertos junto al litoral y las elevadas y dramáticas montañas de la cordillera andina, a las que sucede una selva donde nace el río Amazonas. Algunas municipalidades han sido agraciadas con fabulosas riquezas, mientras que otras prácticamente solo presentan desafíos. Además, el país cuenta con más de una cincuentena de lenguas reconocidas y una gran cantidad de culturas, desde los barrios cosmopolitas de Lima hasta indígenas que viven en la selva ajenos a todo contacto con la civilización moderna. Como consecuencia, los alcaldes gobiernan en la medida de sus posibilidades, pero tal vez no siempre poseen conocimientos sobre la manera de promover una sociedad sostenible. Hace unas semanas me reuní con un alcalde realmente brillante que solo ha cursado hasta segundo de primaria. Su principal reto consistía en cumplimentar planes de proyecto para poder solicitar fondos destinados al nuevo sistema de agua y alcantarillado de la municipalidad. Los formularios habían sido concebidos para doctores en ingeniería de instalaciones, así que, efectivamente, aún quedan grandes carencias que paliar».

«Otro de los desafíos es la desigualdad entre los sexos. El analfabetismo está mucho más extendido entre las mujeres que en los hombres. Ello se debe a varios factores, pero me gustaría resaltar dos de los planteamientos aducidos: 1) ¿Por qué formar a mujeres si luego solo se van a dedicar al cuidado de la casa y los animales? 2) Es demasiado peligroso dejar que las muchachas vayan y vuelvan andando a la escuela durante 2-4 horas, ya que corren un riesgo evidente de ser violadas o secuestradas (¡por desgracia, ocurre!). Nuestra labor de alfabetización especialmente orientada a mujeres adultas supone un esfuerzo fundamental en pro de la igualdad. Hemos obtenido estupendos resultados cualitativos en esa faceta de nuestra actuación».  

¿En qué consiste realmente la ayuda de Dispurse?

«Nosotros contribuimos a simplificar las cosas. Ayudamos a la gente a comprender que el futuro se construye a partir del individuo, no solo desde el gobierno y el congreso de la nación hacia abajo. Usamos la alfabetización como punto de partida, pero ayudamos al mismo tiempo a los alcaldes y a sus equipos a imaginar el futuro que realmente desean para sus aldeas y municipalidades. Luego asistimos en la búsqueda del camino a seguir para alcanzar la sociedad soñada mediante diferentes soluciones educativas, que pueden ser implementadas por una serie de actores, incluso por las propias municipalidades. Como es natural, Focus, nuestra solución de diseño propio, constituye una herramienta esencial, puesto que nos ayuda a formar a un gran número de personas que, de lo contrario, nunca habrían tenido la oportunidad de hacerlo».

«Aplicamos directamente iniciativas de formación en colaboración con municipalidades y escuelas y mantenemos en la actualidad un diálogo muy interesante con las autoridades educativas nacionales sobre el modo de usar Focus como herramienta estándar en su labor de alfabetización. Además, trabajamos codo con codo con el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social del Perú, concretamente dentro de sus programas de apoyo a la maternidad y ayudas sociales».

Dispurse opera ahora en tres de las seis regiones más vulnerables, ¿cierto?

«Efectivamente. Perú cuenta con 26 regiones. Nosotros operamos a día de hoy en tres de las seis más desfavorecidas, todas ellas en zona de montaña. Nos hemos centrado en las regiones más vulnerables porque son las que presentan una mayor tasa de analfabetismo, lo que, también estadísticamente, significa que tienen otros problemas, entre otros, de desnutrición. Sin embargo, hemos visto cómo las personas, al aprender a leer, escribir y realizar cálculos en sus actividades del día a día, pueden experimentar con relativa rapidez pequeñas pero importantes mejoras; por ejemplo, poder recibir un pago justo por tus productos al acudir al mercado, o comprender si te conviene o no firmar un contrato».

Colaboración con el MINEDU

«Por suerte, nuestra labor ha sido objeto de una atención creciente y el pasado otoño se puso en contacto con nosotros el MINEDU (Ministerio de Educación del Perú), que ha mostrado un gran interés por nuestra aplicación Focus. Ahora estamos planificando proyectos de evaluación conjuntos en cuatro regiones con vistas a 2018».

¿Cómo puede influir esto en las actividades de Dispurse?
«Puede tener una repercusión enormemente positiva sobre nuestra labor de formación en la lucha contra la pobreza. Si todo sale bien con los proyectos piloto, los distintos tipos de formación podrían ser integrados como elementos oficiales en el plan de estudios peruano para adultos, lo que aceleraría la tecnificación de la enseñanza de adultos en todo el país».

¿Cómo se valida el efecto de las actividades de Dispurse?

«La principal institución universitaria privada del país, la Universidad Católica del Perú (PUCP), puso en marcha la pasada primavera un proceso de validación con el fin de determinar si Focus proporciona una formación en materia de lectura, escritura y cálculo a nivel de la enseñanza primaria. Contamos con poder presentar dicha validación a principios de 2018».

Parece realmente interesante. Mucha suerte, Håkan, con tus futuros empeños. ¡Nos vemos en breve nuevamente!

«¡Gracias a ti! Prometo comenzar a informar con más frecuencia a partir de ahora».

Håkan Silfverlin

Gracias por ayudarnos!

A continuación, usted también ayuda a la gente a leer, escribir y contar!